Cartel cumbre del climaDentro del ciclo Nuestros Proyectos ha tenido lugar la conferencia Riesgo climático, adaptación y resiliencia. Pobreza y desigualdad, impartida por José Manuel Moreno, catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla-La Mancha y ex vicepresidente del grupo de impactos, adaptación y vulnerabilidad del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas. La conferencia da entrada a la creación grupo de trabajo de EsF para incorporar al ciclo de proyectos la perspectiva del cambio climático y la adaptación.

El IPCC es una institución creada en 1988 para evaluar los avances en el conocimiento de los aspectos científicos, técnicos y socioeconómicos a nivel mundial y recibió el premio Nobel de la Paz en 2017. Están representados todos los países de Naciones Unidas y los documentos que elabora, los llamados AR, el quinto y ultimo publicado en 2014, aprobados por consenso van dirigidos a los responsable de políticas de los gobiernos, para ayudar en la toma de decisiones.

Entre la comunidad científica hay un consenso absoluto sobre que el calentamiento global es debido a las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero de las actividades humana. Los cambios observados en la concentración de CO2 en la atmósfera, el incremento de la temperatura global observado de 1ºC respecto a la época preindustrial, las olas de calor, la disminución de las masas de hielo, la subida del nivel, temperatura y acidificación del mar y otros fenómenos como la mayor frecuencia de eventos extremos, son atribuibles a las emisiones antropogénicas. Lamentablemente los compromisos de reducción de emisiones del Acuerdo de Paris son insuficientes para evitar superar el umbral de 1,5ºC y los escenarios de emisiones tendenciales proyectan un incremento de temperaturas de 4-5ºC.

Los impactos de estos cambios serán más severos y persistentes cuanto mayor sea el calentamiento, por lo que es crítico que los países se comprometan con los objetivos del Acuerdo de París. Estos impactos sobre los ecosistemas, disponibilidad de recursos pesqueros y agrícolas, infraestructuras, etc., dependen mucho de la vulnerabilidad y exposición de cada región/comunidad y están muy condicionados por ejes de la desigualdad como genero, raza, edad, nivel económico, etc. Frente a estos impactos presentes y futuros, la respuesta urgente es la adaptación a los cambios, para minimizar los daños de los impactos, haciendo las sociedades mas resilientes al cambio climático; las medidas de adaptación tienen que se diseñadas a nivel local y considerando el contexto social de las comunidades afectadas.

En relación con los proyectos de desarrollo es importante antes de intervenir conocer a nivel local como van a ser los cambios del clima, los riesgos y los impactos previstos, para diseñar infraestructuras resistentes y ayudar a las comunidades a adaptarse; los documentos del IPCC son una base excelente para diseñar estas medidas, que siempre deben ser locales y teniendo en cuenta el contexto social