Por Carlos Muñoz (1)

N3 Mayo 19 Testimonio CarlosNo resulta fácil, entre las experiencias vividas por mí en África, seleccionar una que destaque por su singularidad. Describo una.
En el pasado reciente hice una visita a dos misiones, la de Kakuta, en el sur de Etiopía, en la zona del delta del rio Omo en su desembocadura al lago Turkana, y a Todonyang, en Kenya, que está a escasos metros del menguado lago Turkana (se está reduciendo a un ritmo alarmante). Estos territorios, donde se sitúa el origen de nuestra especie, con el niño de Nariokotome (cuyos restos se datan en el Pleistoceno hace 1.6 millones de años) y los más antiguos de Lucy, de hace 3.5 millones de años, son los hábitats de primitivas tribus (los Nyangatom, los Dassanech,..., y otras seminómadas) que habitan en el Triángulo de Ilemi..., Sudán del Sur ,..allí donde la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol ha fundado, hace más de 20 años, varias misiones en las que realizan un encomiable trabajo de ayuda, promoción y asistencia humanitaria a estas tribus.

Desesperada lucha por el agua

Con estos sacerdotes hice la visita a las misiones, ubicadas en esta zona extremadamente seca y árida, con problemas graves, entre otros, de abastecimiento de agua para la población y para los rebaños. Los misioneros me enseñaron la realidad más dura de la vida de estas gentes, que deben recorrer grandes distancias para apenas conseguir algo de agua.
Las imágenes de los pastores de los rebaños, con sus viejos Kalashnikov ( conseguidos al precio de tres cabras) para defenderse en las luchas entre tribus por la posesión de un efímero enclave de agua, o la imagen de las excavaciones de hasta cinco metros de profundidad que hacen a mano en el lecho seco del rio Kibish para extraer algo del agua subválvea que queda de las últimas lluvias anuales, o las de animales muertos por agotamiento en su desesperado camino hacia las pocas balsas de agua que se han construido en los últimos años son recuerdos que no olvidaré.

Dos proyectos de agua en servicio

De la visita a instalaciones anteriores, muchas de ellas fuera de servicio y no mantenidas, y de los contactos con la población y los datos recogidos con los misioneros se han hecho ya dos proyectos: Naturomoe I y Todonyang, que están dando servicio. Esperamos que en breve haya una nueva realización en Naturomoe II. Son pozos (algunos de más 80m. de profundidad) para la extracción y distribución de agua.
Aún hay trabajos muy importantes a realizar en estos países, que da sentido a lo que en Esf hacemos.

(1) Carlos Muñoz, ingeniero industrial y voluntario de Esf, es responsable de los proyectos de nuestra organización en el área subsahariana Este