Una de las líneas de acción de Energía sin Fronteras es el suministro de energía para cocinar. Todavía hay muchas personas en el mundo que cocinan en malas condiciones, utilizando leña -trabajosa de recoger por mujeres y niñas- con poca eficiencia y mucho humo, nocivo para la salud. En los últimos años se han ido extendiendo las “cocinas mejoradas”, de biomasa, más sanas y eficientes que las cocinas tradicionales. Pero hay también dudas sobre su relevancia: ¿Producen mejoras significativas? ¿Son funcionales? ¿Es lo que los usuarios demandan? (leer más)

 

N4 abril 19Es muy difícil encontrar cocinas que satisfagan todas las necesidades a la vez (eficiencia, salud, tamaño, precio, cambio climático, humos, etc.) En estos momentos, no existe una solución única que sea del todo factible; por ello, inevitablemente, tenemos que trabajar con lo que existe o nos ofrece actualmente el mercado.

Quizás debemos cambiar los objetivos, no poniendo el foco tanto en lo relacionado con la reducción de gases o la mejora de la salud como en estudiar bien la cultura, el papel de la mujer y sus necesidades. La mujer puede ser un catalizador de este cambio y, por ello, merece atención prioritaria.

Desde nuestra experiencia en Esf, podemos hablar del proyecto de Malí enfocado sobre la mujer (https://energiasinfronteras.org/proyectos/nuestros-proyectos/en-servicio/100) y el proyecto actual en Perú (https://energiasinfronteras.org/proyectos/nuestros-proyectos/en-servicio/254), donde el éxito de las cocinas mejoras es notable.

Algunos tipos de cocinas que no han resultado exitosos son los siguientes:

  • Cocinas de Pellets. Demasiado pequeñas y en Kenia, donde se han probado, se ha visto que no son del todo eficientes. El tamaño en las cocinas es bastante importante porque ahí las mujeres cocinan para toda la familia (8 personas o más) o incluso, para todo el clan (30 personas o más). El principal inconveniente para las cocinas de pellets es la falta de suministros.
  • Cocinas de energía solar. Coste elevado y más mantenimiento, pero el mayor inconveniente es la lentitud en cocinar.
  • Cocinas de GLP. Son las más eficientes, las que menos humos generan y las que mejor aceptación parecen estar teniendo, ya que cocinan rápido y no manchan. El problema es el precio de la bombona y la falta de suministro en zonas rurales aisladas.

No está en nuestras manos investigar nuevas tecnologías. Nuestra misión se basa principalmente en saber elegir en el mercado actual el mejor producto para el destinatario final. Porque “¡La mejor cocina mejorada es la que se usa!”. Por tanto, donde debemos poner el foco es en el uso que dan a estas cocinas las mujeres.

Para que las ayudas funcionen, la clave es estudiar las necesidades reales de los usuarios finales, conocer sus costumbres, estilo de vida y encontrar soluciones adaptadas a cada situación sabiendo que, hoy por hoy, no es posible ofrecer un modelo único.

Pie de foto: Modelo de Cocina Mejorada instalado por Esf en el municipio de la Matanza (Piura, Perú)