N4marzo2019LuisParadinas

Desde el inicio de Energía sin Fronteras me encargué de dirigir el grupo de proyectos, lo que hice durante siete años. Ello me dio la oportunidad de relación con muchas comunidades rurales aisladas y de conocer, en terrenos de Centroamérica y de África occidental, sus verdaderas necesidades. Han sido años de intenso trabajo; sin duda los más felices de mi vida profesional.

Destaco dos de las primeras experiencias. En el año 2005, en el poblado indígena de Buenos Aires, en Panamá, tratábamos de rehabilitar una antigua mini-central hidráulica para suministro de energía eléctrica. Se encontraba en la selva y, después de visitarla, nos reunimos con los pobladores y les planteamos la inconveniencia de hacerlo, por falta de agua en régimen permanente; del fondo, salió la voz de una mujer que, respetuosamente pero con claridad, nos dijo: “Agradecemos mucho su ayuda, pero con nuestras candelitas nos apañamos; lo que realmente necesitamos es agua para dar de beber a nuestros niños; se nos mueren por enfermedades gastrointestinales”. En consecuencia, construimos una preciosa traída de aguas con una captación en la montaña, instalando una depuradora a media ladera.

En 2006 visité el poblado de Fö-Bouré en Benin, donde iniciamos la andadura de Esf en África, con la instalación de farolas fotovoltaicas. Nada más instalar la primera de ellas en una pequeña placita, asombrosamente, en la primera noche, ya vimos a tres niños estudiando bajo la luz de la farola; en nuestra visita al año siguiente, había un pupitre en el lugar. Posteriormente, se han desarrollado varios proyectos en Fö-Bouré, poblado privilegiado por la actuación de Esf de la mano del misionero español Juan Pablo.

Atender las necesidades que plantean los habitantes de las comunidades, a los que llamamos beneficiarios de nuestros proyectos, es fundamental para el éxito de los mismos.

(1) Luis Paradinas, ingeniero industrial, fue pionero fundacional de Esf y, hace ya 15 años, punta de lanza de nuestros proyectos en el exterior. Él abrió a nuestra organización los caminos de África subsahariana, y todavía hoy continúa desplegando, en diversos frentes, sus conocimientos y su compromiso, en la causa de la Cooperación.