“Cuando las mujeres puedan decidir sobre el uso del agua y las niñas tengan tiempo para dedicarlo a su formación se producirá un cambio social con respecto a su situación de desigualdad..."

Esto dice el Ayuntamiento de Alcalá cuando elige cofinanciar el proyecto de Energía sin Fronteras en Tierras Duras del Virrey (Perú). Su generosa aportación de 40.171€, está dirigida a mejorar la vida de las mujeres y niñas de esta comunidad. Según la ONU, en el 80% de hogares del mundo en los que no hay agua corriente, son las mujeres y las niñas las responsables de su recogida. Desde julio de 2010 el acceso a agua potable y saneamiento es un Derecho Humano reconocido por la Asamblea General de la ONU y a todos compete trabajar a favor. No olvidemos que ¡¡5 millones de niños mueren cada año por beber agua en malas condiciones!!