Además de trabajar en el campo como los hombres, las mujeres suelen ser las que van a buscar el agua y quienes la usan en casa. Allí donde las mujeres están más empoderadas, hay más paz y estabilidad...

José Luis Trimiño, nuestro infatigable secretario general, resume un interesante artículo sobre el tema de A.Trevedi que coincide con la experiencia de Esf en sus actuaciones. La autora se apoya en un estudio de 44 proyectos de agua en Asia y África para afirmar que en los países en desarrollo hombres y mujeres tienen prioridades diferentes en lo que se refiere al uso del agua. Afortunadamente, las mujeres intervienen cada vez más en el sector del agua, también a nivel de responsables políticos. Cita el caso de Maria Mutagamba, que fue ministra de agua y medio ambiente en Uganda. El riesgo de estrés hídrico no depende solo de las sequías e inundaciones sino también de la capacidad de la comunidad para gestionar de modo justo y de ser resiliente frente a estos riesgos naturales.